Arcoiris Pets

Un lugar donde tu mascota encontrará el reposo y tú todos los servicios que necesites para su recuerdo y homenaje que desees.
Jueves, 06 Julio 2017 14:52

Los 10 animales más raros del planeta

Hay millones de especies animales en el Planeta Tierra. Desde nosotros, los humanos, a animales tan raros que te costará creer que no han sido sacados de una película de cine animal. Hoy estás de suerte, querido lector del blog de Arcoíris Pets, y es que algunas de estas peculiares criaturas se presentan en primera persona (de forma ficticia), para ti.

El lebrel afgano

El lebrel afgano animales raros
Lebrel afgano

Soy un ejemplar de lebrel afgano. Mi pelaje es largo y suave y, como pueden ver, soy muy bello y esbelto. Mi familia procede de las altas y frías montañas de Afganistán. Mis abuelos ayudaban a los humanos en las tareas de pastoreo y también eran grandes cazadores, nobles y valientes. Hoy en día, yo vivo en Nueva York, en un moderno y cómodo apartamento en Brooklin, con mis dueños Max y Georgio, y los caniches Laila y León. Cada mes, me llevan a la peluquería, para estar a la moda canina como los perritos fashion. A cortarme las uñas y para que me apliquen un tratamiento capilar. ¡Es que me salen tantos enredos y nudos! Soy como una persona con el cabello hasta los tobillos. Imagínense. Pero Tonya y sus tijeras mágicas obran milagros. Podrán decir que soy un rarito, ¡pero yo amo mi vida!

La gata esfinge

Soy misteriosa y no tengo un pelo de tonta. Quieta, como una estatua, puedo pasar por objeto sutil de pequeña tienda de los horrores. Pero no soy fea, ni temible. Como todos los de mi especie, mi pose y mis maneras son elegantes. Mis ojos verdes brillan con extraño fulgor mientras oigo al gurú en su disertación. Amante de las matemáticas, mis orejas son perfectos triángulos isósceles. Soy hija de la luna y madre de mil razas. Voy montada con los demás dioses en la barca solar que acompaña al faraón en su último viaje. Firmado: la gata esfinge.

Gata esfinge animales raros
Gata esfinge

El tiburón de Groenlandia

Tiburon de Groenlandia animales raros
Tiburon de Groenlandia

Yo soy el tiburón de Groenlandia, y cuando vi la luz del mundo por primera vez, América acababa de ser descubierta. Los miembros de mi especie tienen una esperanza de vida de medio milenio y ¡sí!, soy un monstruo. Qué le voy a hacer. Está en mi naturaleza. Habitualmente vivo en el norte, pero a veces he sido descubierto en el sur. Crezco muy lentamente, a razón de un centímetro por año, pero como soy casi inmortal, llego a medir más de seis metros. Soy el campeón, en tamaño, de mi especie. El tiburón dormido me llaman. A mi ojo casi ciego le acompaña una criatura luminiscente, simbiótica, que su córnea devora, inexorable, a cambio de alimento…

El ajolote mexicano

Ajolote mejicano animales raros
Ajolote mejicano

Pues yo soy el ajolote mexicano, y ya tuve el placer de saludarles a ustedes en una ocasión anterior, cuando en el blog de Arcoíris Pets se hablaba de los animales en peligro de extinción. Creo que les gano a mis compadritos el perro, el gato y el dormilón en varias cosas si hablamos de animales raros. Por ejemplo, si me cortan la patitas, o si alguno de mis órganos vitales resulta dañado, en breve plazo y por sí mismo se regeneran. ¡Eso sí que es un misterio, y no el carecer de pelambres, mi esfinge! Y está padre que la humanidad investigue y aplique la biociencia a los mecanismos de reparación celular. Quién sabe lo que depara el futuro. Otra de las características que me hacen bicho raro es que durante toda mi vida soy larva; respiro por branquias y tengo aletas, como los renacuajos. Esto sucede muy poco en el reino animal. También soy raro porque, como ya saben, soy escaso, así que me tienen que proteger.

El hipocampo

Hipocampo animales raros
Hipocampo

A mí me llaman caballito de mar pero, personalmente, prefiero la denominación más científica de hipocampo. Soy un pececito de tamaño pequeño, entre uno y treinta centímetros, de color y forma variable, de gracioso aspecto. Parece que cabalgo las praderas submarinas con mi posición totalmente vertical. Y cuando veo a mi novia, nos preparamos para la danza del cortejo. Podríamos pasarnos horas bailando. Ella deposita en mí sus ovocitos, que se unen a mis espermatozoides, y quedo inmediatamente embarazado. A ustedes humanos esto les puede parecer ya no raro, sino de ciencia ficción, y es por ello por lo que estoy seleccionado en el top ten. Pero a la proeza del embarazo se une la del parto. Mis miles de hijos están custodiados en una especie de saquito fetal y, cuando llega el momento, el orificio de mi vientre se abre y ellos salen disparados a lo largo y ancho del mar. La mayoría muere, devorada como plancton, por nuestros depredadores. Por eso mi novia y yo bailamos todo el tiempo, y yo ando siempre embarazado…

El pez rape

2209290
Pez rape

Yo soy el pez rape, y me ha tocado el papel de malo de la película. Vivo en las llanuras abisales, a donde no llega la luz del sol, y por eso mi existencia es una eterna esperanza negra. Las hembras de mi especie tienen mayor tamaño que los machos y portan sobre la cabeza un apéndice lumínico en forma de caña de pescar para atraer a sus víctimas. Los machos somos más pequeños y hemos sufrido una evolución singular. Nos acoplamos al cuerpo de las hembras y con el tiempo llegamos a fusionarnos con ellas,  como si fuéramos un mismo individuo, compartiendo sangre y fluidos vitales. Damos la piel y los ojos, y todos los órganos internos, menos los testículos. Claro que este amor no es exclusivista: una hembra de pez rape puede compartirnos hasta con seis machos.

La araña pavo real

Araña Pavo Real 1
Araña pavo real

Yo soy la Maratus Volans o, lo que es lo mismo, la araña pavo real. Invertebrado más hermoso no lo habrán de encontrar. Mis colores y mi danza de cortejo son una fiesta que nunca habrá de acabar. Habito alegre en Australia, en el estado de Queensland, Nueva Gales del Sur y Tasmania. Aunque no mido más que 5 mm, a todo el mundo tengo contento, porque cuando quiero enamorar a una chica despliego los colores de mi bandera, que mi madre pintó en amarillo, azul y naranja en la aleta móvil de mi abdomen. Entre septiembre y noviembre los machos de mi especie nos volvemos locos, entramos en celo, olemos las feromonas en el aire y comienza la guerra… del amor. Mostraré el abdomen a la chica que me gusta, vibraré frente a ella, levantaré mis saltarinas patas mientras me golpearé suavemente en el estómago. Ella, si no ha sido escogida ya por otro macho, me tomará por esposo efímero, el tiempo que dura un beso, y luego yo seguiré danzando eternamente, para reproducir la belleza en mis hijos y nietos…

El oso de agua

Oso de agua especies animales extranos
Oso de agua

Me llamo tardígrado u oso de agua, pero no soy un oso de verdad, sino un organismo de medio milímetro de longitud que habita en medios húmedos como musgos y líquenes, e incluso aguas dulces o saladas. Lo extraordinario de mí es que soy ultrarresistente, pues he logrado sobrevivir en el espacio exterior y he sido sometido a frío extremo. No contentos con eso, como soy un animal tan extraño, los científicos me han sometido a radiaciones ionizantes, inmersiones en alcohol puro y éter, y a una década sin comida ni hidratación, y fue entonces cuando entré en un estado de hibernación al que llaman criptobiosis. Perdemos nuestra agua corporal y quedamos arrugados, pero nuestra asombrosa capacidad de recuperación hace que volvamos sin problemas al estado óptimo. Si nos congelan, podemos ser “resucitados” . Somos superhéroes en tamaño “mini”!

El cangrejo gigante japonés

Cangrejo gigante japonés animales raros
Cangrejo gigante japonés

Yo soy el cangrejo gigante japonés o, como mi nombre científico indica, el Macrocheira kaempferi. Mi medio natural son las profundas y ricas aguas del Océano Pacífico y las costas de Japón. Soy ciego, pero capto todos los sonidos del mar con gran habilidad. Pertenezco a la familia de los artrópodos, y dentro de ella tengo el récord de ser el más grande, por longitud, del mundo. Mis patas pueden llegar a medir más de dos metros (lo mismo que un jugador de baloncesto) y mi caparazón, en comparación, es pequeño, lo que me hace parecer una extraña criatura. Mis fuertes pinzas me vuelven, además, peligroso. Inyecto una substancia que paraliza a mis víctimas. Me gusta disfrazarme y utilizar diferentes máscaras para camuflarme y pasar desapercibido. ¡Con lo grande que soy, no es nada fácil!

El lagarto autoclonable

Los expertos me han bautizado como Leiolepis ngovantrii, lo que traducido al castellano significa algo así como “el lagarto autoclonable”. Soy originaria de Vietnam, como lo fueron mi madre y todas mis antepasadas. Y digo antepasadas con la conciencia de que los lectores se han hecho eco de la noticia de que los miembros de mi especie sólo tienen sexo femenino, y que nos reproducimos por clonación. De este modo, no necesitamos a los machos para reproducirnos (en cualquier caso, los machos de nuestra especie se extinguieron años atrás). Nuestras células sexuales contienen toda la información genética precisa, y nuestras hijas son una copia idéntica de nosotras mismas. La realidad supera la ficción, ¿no creen?

Lagarto autoclonable especies animales raros
Lagarto autoclonable