Arcoiris Pets

Un lugar donde tu mascota encontrará el reposo y tú todos los servicios que necesites para su recuerdo y homenaje que desees.
Miércoles, 28 Junio 2017 15:05

Educación y adiestramiento canino: el condicionamiento clásico y operante

Hoy estamos muy felices en ArcoírisPets, y es que presentamos a nuestro primer colaborador para el blog. Se trata de los expertos de Actualidad Mascotas que nos van a explicar con detalle la educación y el adiestramiento canino.

Adiestramiento canino actualidad mascotas

Los perros son capaces de aprender y desarrollar conductas mediante una amplia gama de procedimientos.

El método de adiestramiento canino más empleado es el aprendizaje por asociación, que consiste en que, mediante una sucesión de repeticiones, el perro ejecute una respuesta ante un estímulo determinado.

Esto lo podemos ver, por ejemplo, en cualquier ejercicio de obediencia. Le dices “Sit” al perro y el obedece, porque ha asociado la palabra a la acción de sentarse.

Dentro de este tipo de aprendizaje podemos encontrar, a su vez, dos herramientas distitas:

Condicionamiento clásico

El condicionamiento clásico fue descrito por Pavlov. Consiste en asociar una respuesta incondicionada (no voluntaria) a un estímulo neutro.

Para ello Pavlov realizó el siguiente experimento:

Experimento Pavlov adiestramiento de animales

En un principio, la comida provoca una respuesta involuntaria en el perro, la salivación; mientras que el diapasón funciona como un estímulo neutral y no provoca respuesta.

Sin embargo, al utilizar el diapasón cada vez que llevamos comida al perro, este asocia el sonido del diapasón a la llegada de la comida. Una vez retirada la comida, la sola presencia del sonido provoca la salivación del perro, respuesta condicionada.

Es importante remarcar que estos comportamientos son involuntarios, el perro no tiene control sobre ellos. Es por ello, que a la hora de tratar problemas surgidos por condicionamiento clásico, jamás debemos forzar a los animales a afrontar dicho problema a la fuerza o exigirles un comportamiento distinto, porque es algo que les supera.

Sería como intentar tranquilizar a alguien gritándole que se calmase, o tratar de solucionar los problemas de cama de un niño amenazándole con que si moja la cama habrán consecuencias al día siguiente, ¿injusto, verdad?

Qué es el condicionamiento operante

El condicionamiento operante fue descrito por Skinner. Consiste en el fortalecimiento o debilitamiento de comportamientos voluntarios utilizando refuerzos y castigos tras dicho comportamiento.

Lo veremos mejor en el siguiente esquema:

Refuerzo positivo negativo adiestramiento de perros

Podemos encontrar millones de reforzadores y castigos diarios que generan y asientan determinadas conductas en nuestros perros. La mayoría de ellos, sin que nosotros mismos seamos conscientes: darle de comer cuando nos pide en la mesa, un tirón de correa, una caricia o felicitación después de un buen comportamiento…

La fuerza del reforzador/castigo, dependerá del perro en cuestión, así como de la situación en la que se encuentre. Asimismo, un reforzador/castigo, solo será efectivo si se da justo después de la conducta.

En muchas ocasiones, se combinan varios tipos de refuerzo y castigos. Por ejemplo, con un collar de pinchos supone un castigo positivo, el animal se hace daño por tensar la correa, y un refuerzo negativo, este daño se mantiene hasta que deja de tirar.

Adiestramiento en positivo: un modelo de educación que defendemos

En este tipo de adiestramiento canino que apoyamos firmemente, solo se trabaja con refuerzos positivos y castigos negativos.

Los castigos positivos, además de no ser considerados éticos por muchos profesionales, tienen una serie de inconvenientes que los convierten en inseguros y perjudiciales. Y se ha demostrado que son totalmente innecesarios.

La gran mayoría de las conductas de nuestros perros están directamente relacionadas con estos tipos de aprendizaje. Es por ello que debemos tener cuidado y analizar lo que realmente estamos trasmitiendo a nuestros animales.

Post destacado del blog: Los entierros de animales y los cementerios de mascotas en España. 

Si por ejemplo, cada vez que vemos un perro tensa la correa para llegar a él y nosotros para corregir ese tirón tiramos a su vez de él o le gritamos, es posible que tras varias repeticiones el perro asocie la llegada de otros perros con el tirón o el grito (refuerzo negativo). Y esto en un futuro puede hacer que el perro tenga temor a otros, que huya de ellos o que intente agredirlos, simplemente porque ha asociado Perro=malo.

Como podemos observar, el condicionamiento clásico y operante juega un papel fundamental en el desarrollo y la conducta de nuestros compañeros peludos. Es por ello que debemos comprenderlos y aplicarlos correctamente en cada situación.

Descubre en nuestro blog, más consejos sobre el mundo canino.