Arcoiris Pets

Un lugar donde tu mascota encontrará el reposo y tú todos los servicios que necesites para su recuerdo y homenaje que desees.
Jueves, 01 Junio 2017 15:20

Cómo cuidar de nuestros animales sin perder la cabeza

Hoy quiero dedicar este reportaje a una tarea esencial y sin duda ardua para los dueños de mascotas: el cuidado integral de éstas desde que llegan al hogar hasta que lo abandonan para cruzar, por decirlo de modo poético, al otro lado del arcoíris. Vimos la semana pasada algunas películas en las que los animales eran los protagonistas, y nos movíamos entonces en un universo de ficción, pero el tema que traemos a colación ahora es muy serio, muy real. Se trata de la vida de nuestros amigos de pelo, pico y pata. Se trata de ellos, cómo no. No se me olvida cómo llegó hasta mí Mina, la gata, totalmente salvaje, lince en miniatura, escondida bajo los muebles del salón. O el perro Trobado, encontrado en una cuneta, atravesado por la bala aviesa de un cazador. ¿Qué cuidados merecían? ¿Cómo aplicarlos? El reportaje de hoy se centra en estos dos bichitos a los que adoro. Y, a través de ellos, veremos qué cuidados principales necesita un animal de compañía.

El cuidado animal

Cómo cuidar de un cachorro asilvestrado

El cuidado animal de un cachorrito de gato salvaje es muy importante. Hay que tener en cuenta que el animal está asustado y no se fía de los humanos, porque ha tenido experiencias negativas con ellos, e incluso ha recibido malos tratos que no se borran ni se borrarán de su memoria a corto plazo. Hay que hablarle con dulzura pero con firmeza, para que sepa que nosotros somos sus dueños, y que no le haremos ningún daño, porque lo queremos. Una de las primeras cosas que hay que hacer es una exploración veterinaria para que un@ profesional valore su estado de salud y, en su caso, las vacunas que son necesarias. También hay que ponerle el microchip de identificación y desparasitarlo tanto de posibles pulgas y garrapatas como de parásitos internos. Éste es un buen momento para la castración. Es una operación rápida y sencilla y no deja apenas secuelas. Nuestro gatito deberá ir con un collarín varios días y llevar unos cuantos puntos de sutura. Hay riesgo de pequeñas hernias. Pero, aparte de eso, nada más. Con ello evitamos que el animal se marche definitivamente con sus crías a lugares abiertos, en el campo, o a suburbios que suelen ser frecuentados por otros gatos para formar colonias. “En el caso de los machos, la castración disminuye las peleas con otros perros, las fugas de casa, incluso tendencias como marcar con orina o montar. En el caso de las hembras te tranquilizará saber que la esterilización elimina el celo, la posibilidad de pseudogestación, reduce la incidencia de tumores de mama, así como los maullidos y otras conductas propias del celo. Esta operación no provoca cambios de humor en el animal y resulta ser muy común y sin riesgos”, afirma la Fundación Affinity, refiriéndose por igual a la esterilización canina como a la felina. Esta misma fuente aduce que la esterilización es una buena forma de controlar la superpoblación de perros y gatos (el 15 por ciento de los abandonos se deben a camadas indeseadas).

Post destacado del blog: Los entierros de animales y los cementerios de mascotas en España. 

Mina tuvo dieciséis hijos antes de ser castrada. Tres camadas de siete, cuatro y cinco pequeñajos, a cual más lindo. Decidimos que fuera madre porque ya sabíamos que irían a buenos hogares de acogida; eso sí, jamás pensamos que fuera tan prolífica. Con la maternidad, su carácter se dulcificó, y pasó de ser arisca y casquivana a estar todo el día vigilante de su magnífico kindergarten. Todo un logro.

Uno de los principios básicos del cuidado animal es la higiene. ¿Han observado ustedes que ni Mina ni ningún gato del Planeta Tierra se baña? No es que tengan terror al agua, es que no la necesitan para estar  limpios. Ya poseen un instrumento para pulir y sacar brillo: la lengua. Con ella repasan todas las partes de su cuerpo a donde alcanzan (y son increíblemente flexibles) y crean una capa protectora que, con el baño, se pierde. Los ojos y las orejas se limpian sencillamente con un bastoncillo de algodón y, en cuanto a las uñas, sería conveniente cortarlas cada dos meses.

Una alimentación adecuada es esencial. La cantidad debe ser proporcional al peso del animal. Mientras Mina era mamá lactante, reforzamos las proteínas, vitaminas y minerales de cada una de sus comidas. Con el destete, volvimos a la normalidad y, una vez castrada, comenzó a tomar pienso para gatos esterilizados. Este pienso está concebido para felinos que poseen un índice de masa corporal mayor que los gatos no esterilizados, y contiene una combinación exacta y precisa de los nutrientes que nuestro gato necesita.

Cómo cuidar a un animal moribundo

Trobado apareció con un balazo en el pulmón. Cuando le encontré, ya respiraba con dificultad, y aún así sacó la fuerza para caminar por sus propios medios varios kilómetros, hasta que se desplomó y tuve que hacer el trayecto final con él en mis brazos. ¿Qué cuidados necesitaba? Cuidados médicos de urgencia. Así que le asistimos con primeros auxilios. Trobado llevaba incontables días al sereno, sin comer y sin beber, atisbando la muerte. Le di un poco de agua que rechazó. Después, ya más repuesto, una vez en casa, aceptó la comida y la bebida que se le ofrecía. Lo malo era que nosotros no teníamos medios para salvarlo. Pero yo conocía a alguien que sí… mi amiga Pauline, inglesa y amante de los perros. Colocamos a Trobado en el transportín (previamente desparasitado) y lo colocamos en el maletero de mi coche (también desparasitado). Pauline vive en un magnífico chalet en las afueras rodeado de casitas para perro hechas de obra. Allí nos recibió. A Trobado lo blanqueó con spray desparasitante (¡una vez más!), comprobó con desazón el estado de salud del perro y nos dijo que sería necesaria una operación muy cara, que ella correría con los gastos y que luego lo mandaría al extranjero con una buena familia que lo quisiera. El primer paso consistiría en llevarle al veterinario, operarle y poner sus papeles en regla, ya que se iba a convertir en todo un señorito inglés: “Cuanto más meticuloso seas en este paso más facilidades encontrarás para tener a tu animal bien localizado. Tienes que inscribirle en el censo del Ayuntamiento como a una persona. Ponerle el microchip obligatorio y obtener su cartilla sanitaria donde llevará al día las vacunas y el historial veterinario. Si tu perro o gato va a ser un viajero sácale el Pasaporte Europeo para Animales de Compañía”, señala la Fundación Affinity.

El cuidado de animales moribundos

Una buena familia que lo quisiera…Porque, como Mina, lo que necesita Trobby (el nombre que sus dueños ingleses, incapaces de pronunciar el original, finalmente le pusieron) es, ante todo, afecto. Algunas caricias, un freesbee y una pelota. Que lo llamen alegremente, que le den de comer de la mano, que lo saquen a pasear durante  horas por los verdes parques ingleses. Un perro también puede requerir un refuerzo positivo si hace algo bien o demuestra buen comportamiento. También necesita que le regañen un poco si hace algo que está mal, si rompe un mueble o se orina en la alfombra. Pero jamás le pegues. ¡Ellos nunca lo harían! Si les das un golpe con la mano, te cogerán miedo, porque relacionarán tu mano con el golpe, y a ti con el castigo, y huirán de ti. Un poco de psicología perruna es buena en estos casos.

Por fortuna, Trobado tiene hoy una existencia cómoda y apacible. Y con sus nuevos dueños, se ha convertido en un auténtico jogger. “Disfruta de los paseos con tu perro. Él los necesita para hacer ejercicio y socializar, así que unos 3 paseos al día estarán bien y mejor todavía si los alternas con largas caminatas por el campo. El gato al contrario que el perro puede pasar su vida en casa, pero eso si, podrás generar un entorno divertido para que se lo pase pipa”, señala la Fundación Affinity. Mina vive en el patio trasero de nuestra vivienda, en una pequeña casa de aperos. Allí tiene todo lo que necesita: comida, agua, su camita, juguetes, y un amplio espacio con flores y árboles cultivados. Tras el muro hay una huerta. Nunca la ha cruzado. Se ha vuelto tan mansa que descansa a nuestros pies y ronronea demostrando y devolviendo el cariño que le hemos dado. Definitivamente, ha olvidado a sus agresores, quienquiera que fuesen. Hoy toca limpieza dental; Mina ya tiene tres años y nunca ha pasado por un dentista. Es importante que sus piezas dentales estén limpias, para así evitar problemas como la gingivitis y, más adelante, la caída de dientes. Una vez anestesiada, el higienista procede, y al finalizar nos comenta que la gata tenía un pequeño problema de sarro y que por suerte ha podido ser subsanado. Como premio, le compramos lo que más le gusta: helado de mora. Sin azúcar.

Conclusión

Las mascotas requieren de muchos cuidados, tantos como si de una persona se tratase y, además, hay que tener en cuenta que son vulnerables y que dependen totalmente de nosotros. Es posible domesticar a un gatito salvaje si se le trata con mimos y se le demuestra que, a dios gracias, todos los seres humanos no somos iguales. También podemos salvar la vida de un perro moribundo si nos lo proponemos. No somos héroes, pero somos capaces de hacer grandes cosas. Tenemos la obligación de proporcionar cuidados a todo aquel animal que lo necesite. La recompensa comienza en su mirada amorosa de total abnegación. ¿Cómo decirles que no?