Arcoiris Pets

Un lugar donde tu mascota encontrará el reposo y tú todos los servicios que necesites para su recuerdo y homenaje que desees.
Sábado, 25 Marzo 2017 15:30

La hipoterapia, una forma natural de mejorar la salud de las personas con necesidades especiales

Los equinos nos han acompañado desde los albores de la humanidad. Asalvajados, vivían en colonias independientes lejos del hombre hasta que a muchos de ellos les llegó el turno de la doma y la domesticación. Así, se convirtieron en medio de transporte individual o colectivo, y fueron inmortalizados por el cine en las luchas entre indios, rápidos centauros del desierto, y vaqueros,  poseedores de las armas de fuego que los convirtieron en dominadores, mientras sus esposas les seguían en la epopeya de conquistar América, subidas a bordo de traqueteantes diligencias….

El caballo como terapia: parálisis cerebral, autismo, hiperactividad

Hoy, esas bestias rugientes se han convertido en mansos y tranquilos animales. Ya no hay necesidad de plantar banderas en terrenos ignotos. Ahora, el viaje se produce hacia el interior de uno mismo, hacia las procelosas aguas de la psique. Allí donde se produce el daño cerebral o el desorden que provoca enfermedades tales como la parálisis cerebral, el autismo o la hiperactividad. Enfermedades del siglo XXI que, al estar siendo investigadas por laboratorios privados y entidades públicas, aparecen con frecuencia en las noticias, casi siempre desde un punto de vista impersonal y estadístico. En cambio, lo que aquí nos preocupa es la persona y su circunstancia, así como la de sus  familias, su lucha, su sufrimiento, su constancia para no caer en la desesperación, su actitud positiva, camino que le lleva a buscar terapias tan integradoras y placenteras como la hipoterapia o terapia ecuestre.

Hipoterapia con caballos

 

 

 

 

 

 

 

 

Parálisis cerebral e hipoterapia

Según fuentes médicas, “la parálisis es un grupo de trastornos que afecta la capacidad de una persona para moverse, mantener el equilibrio y la postura. Los trastornos aparecen durante los primeros años de vida. Por lo general, no empeoran con el tiempo. Las personas con parálisis cerebral tienen dificultades para caminar. También pueden tener problemas realizando tareas como escribir o usar tijeras. Algunas tienen otras afecciones médicas, como trastornos convulsivos, o discapacidad mental.

La parálisis cerebral ocurre cuando las áreas del cerebro que controlan el movimiento y la postura no se desarrollan correctamente o se lesionan. Los signos prematuros de parálisis cerebral suelen aparecer antes de los 3 años de edad. Frecuentemente, los bebés con parálisis cerebral son más lentos para voltearse, sentarse, gatear, sonreír o caminar. Algunos niños nacen con parálisis cerebral; otros la adquieren después del nacimiento”. Para ilustrar un caso extraordinario de parálisis cerebral en el nacimiento remitimos a la también extraordinaria y oscarizada película Mi pie izquierdo (Jim Sheridan, 1989), basada en hechos reales. Los caballos no curan, pero ayudan, y se han convertido en un extraordinario tratamiento complementario de la fisioterapia que, a día de hoy, es el principal. Cómo señala otra de nuestras fuentes digitales, “Montar a caballo con fines terapéuticos se ha mostrado efectivo para mejorar la simetría muscular y la función motora en niños con PCI (Parálisis Cerebral Infantil). Además es una actividad lúdica en la que muchos niños disfrutan del aire libre y de la socialización que proporciona el deporte”.

Julia Fadlallah, fisioterapeuta del Centro Ecuestre Los Quintos, en Antequera, Málaga, afirma que sólo son necesarios un buen profesional, un caballo bien educado, una guía y (a veces) un familiar, así como una rampa para que la persona en silla de ruedas pueda subir. “Tenemos una paciente hemipléjica que llevaba un año y medio aislada, yendo del médico a casa y de casa al médico. Y, tras una semana de terapia, ¡qué sonrisa!”.

Según Julia “movilizar la cadera es el objetivo esencial de la hipoterapia, ya que el hacer que se mueva la cadera durante la monta aporta agilidad en el movimiento del día a día. El movimiento se trasmite durante 30 minutos seguidos en los que el paciente está montado a caballo. De esta forma se utiliza al caballo como herramienta transmisora de movimiento al paciente, lo cual es imposible de hacer por una persona en un gabinete, porque un fisioterapeuta no puede hacer un movimiento en 3D tan constante durante 30 minutos, como los hace el caballo”.

Buena parte de los centros de hipoterapia están localizados en enclaves paradisíacos como Los Quintos, lejos de la polución y el ruido de la gran ciudad. Arroyos de aguas claras, jarales y tomillos, pinares o encinas, según sea el paisaje mediterráneo o atlántico, abren sus puertas a estos niños y niñas, hombres y mujeres, para sacarles de su rutina y que reciban un golpe de aire fresco. La empatía con el caballo es inmediata. Éste puede sentir los miedos de su jinete, y no echará el paso hasta que se haya calmado por la propia capacidad del caballo para tranquilizarlo. Hay que tener muy en cuenta que los afectados por parálisis cerebral poseen poco equilibrio y esto les puede volver inseguros. Pero, una vez superados estos miedos de principiante, comienza el disfrute. Allí donde empieza la verdadera vida.

Autismo e hipoterapia

Se define el autismo como un trastorno psicológico que se caracteriza por la intensa concentración de una persona en su propio mundo interior y la progresiva pérdida de contacto con la realidad exterior. Como la parálisis cerebral, tampoco tiene cura y aparece en los primeros años, para acompañar a la persona toda la vida. Ésta, por lo general, es retraída, no habla o emite sonidos guturales, se mueve muy poco o lo hace de forma compulsiva, sin ningún fin. No nos presta atención y queda fija, absorta, como si todo lo que le rodease le fuese indiferente. Los autistas pueden poseer altas capacidades intelectuales, como muestra la película Rain man (Barry Levinson, 1988). Pero en el espectro del autismo hay una amplia gama de síntomas, de manera que se pueden distinguir grados e incluir trastornos como el síndrome de Asperger, el cual, en su variante más ligera, no impide al individuo ser una persona totalmente funcional e integrada con acompañamiento de su debida terapia.

Otra de nuestras fuentes médicas afirma: “Hay muchos métodos para el tratamiento del autismo y todos ellos están concentrados en encontrar una manera de hacer que la persona autista se comunique de modo más eficaz. Uno de los métodos más eficaces para este trastorno es la hipoterapia.

Hipoterapia para niños con necesidades especiales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es un hecho que a los niños les encantan los caballos, ya que están impresionados por su apariencia, su fuerza, les encanta jugar con caballos de juguete, jugar a juegos de caballos, etc…En este caso, la comunicación con ellos se basa no sólo en el juego, sino en algún tipo de vinculación”. O sea que la mejoría del niño vendría dada por un vínculo emocional entre aquél y el animal. Porque las personas autistas no carecen de emociones (antes al contrario), sino que parecen tener dificultad de expresarlas o reconocerlas en un entorno social. “Los psiquiatras descubrieron que los niños con autismo luchan por comunicarse, y cuando están con los caballos, pueden lograr mucho. No se trata de enseñarles a montar a caballo, el punto es que se ha demostrado clínicamente que sólo por estar cerca de los caballos, cambian nuestros patrones de ondas cerebrales”, puntualizan nuestros informadores. Julia, en Los Quintos, también ha trabajado con niños autistas: “lo autistas son niños muy activos. Los caballos, al tener un ritmo constante, relajan mucho y permiten la concentración y la comunicación. Además, da mucha satisfacción y seguridad estar sobre un animal tan grande. Para ellos es una afición, no una terapia”.

Hipoterapia e hiperactividad

El diagnóstico temprano de un niño con Trastorno de Hiperactividad y Déficit de Atención nos lleva al perfil de un paciente con alta sensibilidad y vulnerabilidad, que reacciona mal ante los cambios del entorno, y puede llegar a ser agresivo o incluso autoagresivo. Su nivel de ansiedad suele ser alto. Podemos ver un caso claro de Hiperactividad en el cine en Mommy, de Xavier Dolan (2014)  En un artículo aparecido en La Vanguardia digital, Federico González Cerdá,  fundador del Centro de Hipoterapia Federica Cerdá, afirma: “(La hipoterapia) consigue sorprendentes mejorías en el trastorno de déficit de atención e hiperactividad. Recuerdo a Alejandro, un crío de 6 años que rompía cosas en las tiendas, hiperactivo tremendo. La disciplina y el esfuerzo de la equitación le centraron. Logró el alta en un año y medio”.

Julia insiste en los beneficios que proporciona sobre la salud la terapia con equinos, al tiempo que incide en lo costoso del mantenimiento. “Aunque nos gusta hacerlo. Emocionalmente es positivo para los pacientes estar en el campo. El caballo transmite un movimiento simétrico y ayuda al paciente a mejorar su coordinación. Además de los lazos de afecto que se crean entre el paciente y el caballo”.

Conclusión

La hipoterapia se está convirtiendo en la terapia alternativa a la fisioterapia y otras terapias tradicionales relacionadas con trastornos neurológicos que afectan al desarrollo psicomotriz, así como a trastornos relacionados con la afectividad y la sociabilidad. Los caballos, especialmente aquellos adiestrados para impartir la terapia equina, son seres hermosos y amorosos dotados de una fina sensibilidad para detectar problemas corporales y anímicos.

A embridar, a montar, que comienza el paseo…