Arcoiris Pets

Un lugar donde tu mascota encontrará el reposo y tú todos los servicios que necesites para su recuerdo y homenaje que desees.
Lunes, 09 Octubre 2017 11:56

Productos testados en animales: La barbarie de la civilización humana

Parece mentira cómo, en pleno siglo XXI, todavía se siguen cometiendo actos contra natura sobre los animales.

Estos callados y fieles amigos sólo merecen amor, pero hay quienes tienen por corazón una víscera y les interesa más el bolsillo que el sufrimiento que infligen sobre unos inocentes.

Testar productos en animales es una forma más de crueldad humana, la más sutil y, por qué no decirlo, la más trágica, porque está destinada a la higiene y embellecimiento del hombre, el transeúnte de la calle que se convierte en consumidor y muchas veces no sabe que al comprar una laca para el pelo no sólo daña al medio ambiente, sino a muchos animales nacidos y crecidos en laboratorio con el único objetivo de padecer.

Según el sitio Animaturalis.org, “las pruebas se someten en vivo y son muy dolorosas. Espumas de afeitar, champús y dentífricos son introducidos a presión en el estómago de los animales; inhalan lacas para el cabello; sustancias volátiles son rociadas sobre piel y ojos”. Unilever, Procter & Gamble, Colgate-Palmolive, Reckitt Benckiser y Johnson & Johnson son algunas de las empresas que realizan estos atroces actos con seres indefensos.

Productos testados en animales: La barbarie de la civilización humana
Las pruebas se someten en vivo y son muy dolorosas.

¿Quién usa productos testados en animales?

Cuando vayas al súper o a una tienda especializada en cosméticos, mira bien el envase, y deja de comprar productos cuyo origen te parezca sospechoso. Te vamos a facilitar una guía para que este proceso te resulte más fácil:

  1. Procter & Gamble. Líder mundial en la venta de detergentes, este conglomerado está presente en más de cien países y comercializa más de 300 marcas. Hace todo tipo de pruebas sobre animales y tiene un largo expediente de denuncias relacionadas con el maltrato animal y el medio ambiente, entre otros. Algunos de sus productos son: Pantene, Tampax, Ariel o Dove.
  2. Nestlé S.A. Es la mayor empresa productora de alimentos del mundo, con presencia en 81 países y más de 150 marcas. Según nuestra fuente animanaturalis.org, Nestlé adquirió una empresa de alimentos para perros, Purina Petcare, que lleva experimentando desde el año 1926 en su complejo Purina Pet Care Center. “Entre los experimentos que se realizan, se destacan estudios en los que inducen a fallos renales para después intentar curarles con una dieta baja en proteínas”. Lo peor es que las pruebas pueden ser sustituidas por el método “Techno-Tú”, que reproduce las condiciones de laboratorio sin tener que hacer pasar a los animales por semejante trance. ¿Por qué continuar con estos métodos irracionales, pues?
  3. Colgate-Palmolive. Según nuestra fuente, “Hace unos años, la Unión Británica contra la Abolición de la Vivisección dio a conocer detalles de un experimento llevado a cabo por la compañía en la Universidad de Columbia en el que se encerraban conejillos de indias en pequeños tubos de plástico y se les aplicaba una solución fuerte de sulfuro durante cuatro horas al día durante tres días, causando que la piel de los animales se quebrase y sangrase”. Así que, si compráis pasta de dientes o jabones, por ejemplo, mirad bien la marca, y si es pasta Colgate o jabón Palmolive dejad el producto en el estante, daos la vuelta y, si tenéis medio para hacerlo, una página web, un blog, por ejemplo, denunciad este terrible trato, esta terrible injusticia.
  4. Mars. ¿Cuántas chocolatinas nos hemos comido y degustado inocentemente desde niños, una y otra vez, sin saber que, en un lejano lugar llamado Waltham Centre hacen balanceados en mascotas para esta gran marca?
  5. Unilever. Es éste un conglomerado con más de 1600 marcas presente en 150 países. Testea en animales cosméticos, limpiahogares, comidas y aditivos químicos. Cada vez que nos tomamos un té Lipton, una sopa Knorr o una salsa de tomate Cisco ha sido probada en animales de modo absolutamente cruel. Otras marcas de Unilever son los pañales Huggies, el papel higiénico Scott o la crema Pond’s. Tomad nota.
  6. Johnson & Johnson. Es una empresa química y de productos para el hogar. Entre sus marcas se encuentran limpliadores como Glade o el matamosquitos Raid.
  7. Reckitt & Benkiser. Empresa de productos químicos y del hogar. Entre sus marcas están Harpic, Woolite y Polycera.

Vivisección, la maldad humana elevada hasta el infinito

La industria en general se beneficia de la vivisección o experimentación con animales. Todo tipo de animales han sido sacrificados desde hace siglos para conocer mejor al hombre y mejorar su calidad de vida con nuevos inventos y nuevos productos. Según nuestras fuentes, “los animales son sometidos a dosis letales de todo tipo de ingredientes, a pruebas alérgénicas y de irritación -úlceración cutánea, a pruebas de inhalación e inyección de tóxicos, de armas biológicas y químicas, de resistencia a la falta de atmósfera o gravedad, de medicamentos y fármacos, e incluso, de alimentos para animales de compañía”.

¿Qué pensáis? Merece la pena cambiar de mentalidad y, de paso, de proveedor de algunos productos que, de otra parte, se hacen indispensables en la vida moderna, a no ser que seamos totalmente autosuficientes y encontremos los medios para fabricar todo aquello que necesitemos sin tener que maltratar, encerrar y asesinar animales. Nuestras palabras son duras sí, pero más dura es la realidad de ellos…

¿Cómo se llevan a término estas prácticas?

De mil y una maneras, a cual de ellas más horripilante: los animales son quemados, escaldados, electrocutados, se les vierten sustancias nocivas en ojos y piel, son infectados de cáncer o sometidos a muy bajas temperaturas.

Otras prácticas implican la oscuridad total, la extirpación de sus ojos, el daño a sus cerebros, la rotura de sus huesos, las inyecciones, el envenenamiento, dejarlos sin comida ni agua, etc.

Según el colectivo animales.blogspot.com, hay dos tipos principales de tests sobre animales.

Uno de ellos es el test de Draize: “este experimento pretende medir la toxicidad de las sustancias, mediante su aplicación con los ojos de conejo albinos, causándoles un daño irreparable y mucho sufrimiento ya que estos animales carecen de lagrimales que desplacen la sustancia”.

Productos testados en animales: La barbarie de la civilización humana
¿Por qué algo tan bonito merece sufrir tanto?

El otro método  es el test de dosis letal 50%: “experimento de crueldad extrema que consiste en hacer ingerir por la fuerza una sustancia a aproximadamente 200 animales hasta que el 50% de ellos muere. Su fin es medir la dosis letal de la sustancia.

Cada año millones de animales son obligados a ingerir cremas, pasta de dientes, limpiadores de cañerías y otras sustancias que les producen convulsiones, diarrea crónica, sangramiento masivo y una agonizante muerte dolorosa”.

Aquí os proporcionamos un listado de empresas ecológicas que no testean sobre animales, para que os guíe en la búsqueda de productos de todo tipo. Algunos son de muy alta gama, y mezclan el buen sabor de lo casero con la elegancia y presencia de una gran marca.

¿Qué podríamos hacer?

Nosotros, en tanto individuos, podemos hacer mucho.

Primero, dejar de comprar esos productos, boicoteando así la cadena que empieza en los animales testeados  y termina en los supermercados y tiendas de barrio (porque sí, también llegan a las tiendas de barrio de toda la vida).

Pero también podemos unirnos a las plataformas de denuncia y movimientos proanimalistas en defensa de seres que deberían tener los mismos derechos que nosotros y que, al estar más desamparados, merecen un trato protector y amoroso, como decíamos más arriba.

El movimiento animalista viene de tiempos remotos y es variopinto. “Este movimiento se alimenta de una tradición muy antigua, que abarca desde la compasión budista hacia todos los seres vivos, hasta el vegetarianismo de Pitágoras o Empédocles, las protestas de Plutarco contra el circo romano o la convicción de San Francisco de Asís de que los animales son nuestros hermanos”.

Los animales no son sólo nuestros hermanos, sino nuestros compañeros de vida, nuestros amigos, nuestro paño de lágrimas. ¿Y vamos a dejarlos que sufran el más mínimo daño por egoísmo y avaricia?

Pensadlo un momento y os sentiréis escandalizados como nosotros. O quizás asqueados es la que más conviene a estas alturas del cuento.